Te recordamos en cada acción pastoral que hacemos, nos enseñaste con tu ejemplo de vida y compartiste lo tuyo con todo aquel que se acerco a ti y con el que no lo hizo. Pocas palabras y más vivencias. Tú sonrisa sigue presente y tú voz pues resuena en nuestros oídos cuando decías «va pues».

Amigo, hermano y pastor S.E.R Monseñor David Zywiec, te extrañamos físicamente pero tu legado sigue en pie pues nos has dejado un gran reto a cumplir, gracias por el tiempo que nos distes a cada uno.

Seguros que nos volveremos a encontrar en la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, y por favor goza a plenitud tu presencia ante el Señor, tu pueblo al que tú entregaste todo Costa Caribe de Nicaragua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *