Tras el paso del huracán IOTA, los daños son cuantiosos, en el caso de la Esperanza Río Coco más del 70% de las viviendas fueron afectadas. Esta contempla con un aproximado de 8 barrios donde se contaba con 310 viviendas, de las cuales 189 sufrieron daños y 29 destruidas por completo, una afectación de 574 familias de acuerdo al reporte del Padre Nilo Mitchell, que se encuentra en este territorio.

Desde La Esperanza a Waspam hay una distancia aproximada de 70 km, y para movilizarse es solo por vía acuática y se gasta demasiado combustible que no tienen, en imágenes en la última foto pueden apreciar como quedo el puesto de salud, que carece de medicamentos y solo llegan una vez a la semana en ocasiones.

Otra de las angustias son las secuelas psicológicas nos dice el Padre Mitchel «hay tristeza y mucha gente psicológicamente están en crisis por la pérdida de los cultivos que son la única entrada y salida económicamente, los campesinos como urgente necesitan las semillas de frijoles, gracias y bendiciones».

Ha llegado ayuda gracias a ustedes pero las necesidades traspasan. Así Entrega de alimentosmismo indica Padre Mitchel el agradecimiento a Monseñor Pablo Schmitz Administrador Apostólico de Siuna, al padre Javier Pla Vicario de la Moskitia, al Padre Rodolfo French párroco por el apoyo de alimentos  a la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe-Esperanza Río Coco.

Pedimos sus oraciones para que estas familias reciban el consuelo y ayuda necesaria.

Puesto de Salud

3 respuestas a “Secuelas de IOTA en el Caribe Norte”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *